Daniel Belda

Una bellísima tierra

Cuando el viajero atravesaba el valle conocido como Les Alcusses, en Moixent, le invadió una sensación extraña. Le resultaba difícil creer que realmente ocurría algo en cualquier otra parte. Y ocurría, aunque el viajero estuviera relativamente lejos y relativamente a salvo. Es lo que tiene la cara A de la vida, que mientras la escuchamos con los ojos bien abiertos nos hace olvidar la B.

0

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar sus servicios, recopilar información estadística y mostrarle publicidad relacionada a sus preferencias. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Más información o Aceptar advertencia.